La recién llegada novicia y tanta misa le tienen los huevos llenos al cura párroco. Un día se levantó con la polla dura como sandwich de hostia y venció su resistencia a la tentación; probó el coño de la novicia.

  • 0
  • 1 año

Adiós castidad, adiós

La recién llegada novicia y tanta misa le tienen los huevos llenos al cura párroco. Un día se levantó con la polla dura como sandwich de hostia y venció su resistencia a la tentación; probó el coño de la novicia.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *