Cachonda perdida

No teníamos mucho tiempo y quería hacerle entender que me gustaba desde hacía mucho tiempo, y si las indirectas que le soltaba no eran suficientes, lo que iba a hacer con él esperaba que si. En cuanto llegue a casa lo cogí de la mano y me lo lleve al dormitorio, cachonda perdida y esperando como una zorra a que se bajara los pantalones para hacerle una mamada, ya que mi novio vendría en cualquier momento y no quería que me pillara. Comencé a chupar rápidamente hasta que note que se ponía bien dura y deje que se corriera en mi boca, dejandole ya definitivamente la prueba de que me gustaría tener algo con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don Candela Mandingo

Don Candela Mandingo

Así son las masturbaciones de una diosa

Así son las masturbaciones de una diosa

Una meada termina en follada

Una meada termina en follada

Tetona latina follando en la cocina

Tetona latina follando en la cocina