Por falta de dinero éste chaval no le quedó otra que acudir a golpear la puerta de su vecina la gorda del edificio y pedirle un préstamo. Él sabe que los intereses la gordilla los cobra por adelantado.

  • 0
  • 2 meses

Nada es gratis tío

Por falta de dinero éste chaval no le quedó otra que acudir a golpear la puerta de su vecina la gorda del edificio y pedirle un préstamo. Él sabe que los intereses la gordilla los cobra por adelantado.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *