Lo que era una tranquila partida de poker una tarde cualquiera, termino a lefazo limpio ya que éstas dos guarras perdieron hasta el último euro que traían. No les quedó otra que pagar sus deudas con los coños

  • 0
  • 2 meses

Pagando deudas de poker

Lo que era una tranquila partida de poker una tarde cualquiera, termino a lefazo limpio ya que éstas dos guarras perdieron hasta el último euro que traían. No les quedó otra que pagar sus deudas con los coños

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *