Su coño llora por un buen rabo

A sus dieciocho años está en llamas, su coño arde por una buena polla y cualquier situación la lleva a tocarse. Al sentarse a mirar tele, cualquier película en dónde se vea parejas follando es una excusa para hacerse un solo de dedos y correrse.